Escritora Errante 6: ¿Máster en Creative Writing?

P1050447
El roble mágico que crece en el departamento de Creative Writing en Láncaster…

Me decidí a hacer un máster en Creative Writing por dos sencillas razones. Me encanta viajar y el inglés es el idioma que más lejos me está llevando por el momento. Era septiembre del 2013, acababa de volver a Madrid desde Edimburgo (¡menudo cambio!) y ya estaba pensando en marcharme otra vez.

‘Me encanta escribir y viajar… un máster en  Creative Writing no estaría nada mal…’, pensé.

Porque cuando en la Universidad de Edimburgo vi que se podía estudiar Creative Writing se me abrió un mundo. Sé que en España hay cursos de Escritura Creativa, y probablemente empiece a haber másters en las universidades privadas. Pero como soy pobre como una rata jamás valoré esa opción. Además, siendo honesta, no creo que hubiera pagado por hacer un máster de escritura en mi propio idioma. En inglés me parece una idea mucho más estimulante, porque no solo estoy haciendo lo que más me gusta en el mundo (¡escribir!) sino que de paso profundizo en otro idioma para perfeccionarlo. Dos pájaros de un tiro.

¿Habéis considerado alguna vez estudiar Creative Writing? ¿Estáis pensando en hacerlo? Aquí van mis consejos basados en mi propia experiencia…

  1. ¿En qué país?  Creative Writing empezó a ser una disciplina académica en Estados Unidos, con lo que ya hay mucha tradición. Sin embargo, tuve que tacharlo  de la lista muy rápido. ¿Por qué? Para cursar cualquier máster te piden un examen llamado GRE. Tiene varias partes, una de ellas exige un amplio conocimiento del inglés (con lo que tienes que aprenderte listas de vocabulario interminables con palabros que no has leído ni usado jamás) y la otra exige cierto conocimiento matemático. Lo de aprender vocabulario nuevo me parecía viable, pero las matemáticas las llevo sin estudiar desde que tenía 15 años. Miré las preguntas y el nivel es alto (ecuaciones, fracciones…) Con eso y las cantidades astronómicas de los precios de los másters en EEUU se me quitaron las ganas. De todas formas, imagino que será cuestión de preparárselo. Un compañero mío de clase que tenía tan poca idea de números como yo sí que se lo acabó sacando. Eso sí, hay que pagar por hacerlo. Pero puedes repetirlo cuantas veces quieras… En Canadá no lo piden en todas las universidades, con lo que vale la pena considerar este país también. Eso sí, las fechas límite para las solicitudes varían de de Octubre a Diciembre. En Reino Unido e Irlanda Creative Writing es una disciplina más nueva pero los másters son más baratos en comparación con EEUU y Canadá. Y no hay que hacer ningún examen como el GRE. Las fechas límite de las solicitudes son más flexibles, usualmente desde enero a marzo, a veces se extienden hasta junio, julio o incluso agosto.

2. ¿Qué documentación necesito para mi solicitud? Pedir un máster en un país extranjero es un coñazo burocráticamente hablando (lo siento por le expresión…) Supongo que varía según vuestro país de orígen (yo soy española) pero seguramente los documentos que tendréis que presentar serán estos:

a. Pasaporte. Incluso aunque seáis de la Unión Europea (como España, de momento) os van a pedir este papelito. Y más vale que esté actualizado. Así que si no queréis ir corriendo a las nueve de la mañana buscando un fotomatón para sacaros la maldita foto (todo esto un lunes con cara hinchada por el sueño y unos pelos locos) más vale que os fijéis bien en la fecha de caducidad.

b. Certificado de Idioma. Si queréis hacer un máster de Creative Writing necesitáis tener un muy buen nivel de inglés, y para eso se tiene que presentar un certificado. No vale con que hayáis hecho Estudios Ingleses o Filolofía Inglesa en la universidad. Tenéis que pagar por un título oficial, me temo. Pero la buena noticia es que hay muchos disponibles. Yo me saqué el TOEFL porque aunque es carillo (unos 200 euros) y caduca a los dos años no tiene gramática. Sí, habéis leído bien. El examen consta de cuatro partes: listening, reading, speaking y writing. Se hace delante de un ordenador, con los cascos puestos y una sala llena de gente. Es un poco estresante (dura cuatro horas) pero es relatívamente fácil. La puntuación que me suelen pedir para Creative Writing es de 100/120. Como podéis ver, necesitáis un nivel de inglés avanzado.

c. Personal Statement. Agh, odio estos. Tenéis que escribir una carta (usualmente en torno a unas 1000 palabras, a veces incluso menos) explicando por qué queréis estudiar el máster, cuál es vuestro background, cuáles vuestras expectativas… Hay que intentar sonar lo más apasionado, entusiasta y positivo que se pueda.

d. Reference Letters. Agh, otra parte que os puede traer de cabeza, porque necesitáis otras personas para esto. Se trata de una carta (en algunas universidades piden dos) de alguien que os conozca bien en el ámbito académico y quiera recomendaros para ese máster (osea, un profesor, no vale que sea vuestra abuela o algún amigo). En la carta se supone que la otra persona tiene que ensalzaros y hacer que parezcáis el mejor candidato posible para ese curso. Por lo general uno imagina que los profesores van a escribir cartas positivas pero, ¡atención!, sé de algunos que no lo hacen así si piensan que el alumno es mediocre. Y por lo general no se pueden ver las reference letters puesto que las universidades prefieren contactar a los profesores directamente (es decir, pones el email del profesor en questión en la solicitud y punto). Así que…

i. Aseguráos bien de contactar un profesor que os adore.

ii. Contactad al profesor cuanto antes. Los profesores de universidad son seres misteriosos que viven en varios realmos temporales a la vez y por tanto no tienen tiempo para nada. También pueden desaparecer del planeta durante largos periodos de tiempo.

e. Expediente Académico. Un documento oficial (es decir, tiene que ser expedido por la universidad y a veces hasta por el Ministerio de Educación) en el que figuren las notas académicas de la universidad con medias y demás. Ah, y tiene que estar en inglés. Algunas universidades ya lo traducen por módicos precios (treinta euros puede parecer mucho, pero creedme, más os va costar un traductor jurado).

f. Portfolio. Necesitáis enseñar un ejemplo de vuestra escritura. Por lo general piden algo breve, entre 3000 o 5000 palabras. Pueden ser poemas, cuentos cortos, capítulos de novelas, guiones… etc. Cualquier cosa, y no importa el género, solo quieren hacerse una idea de que sabéis escribir. En mi caso esto fue especialmente problemático porque nunca antes había escrito creativamente en inglés (sí, lo sé, fue una osadía pedir el máster…) Así que lo que hice fue traducir dos cuentos que tenía en español. Es un craso error. No soy una traductora profesional y traducir es increíblemente difícil. El resultado final fue bastante mediocre (puede que los cuentos estuvieran bien escritos en español, pero en inglés perdían bastante). Al menos tuve la suerte de que una compañera inglesa de la universidad se los leyó y me corrigió algunas faltas gramaticales (mi profesor de inglés fue un sol y también les dio un repaso por encima). Aún así, la mayoría de las universidades me rechazaron porque la calidad de mi escritura no era suficiente. Mirando atrás me doy cuenta de que hubiera sido mucho mejor intentar escribir algo en inglés desde cero en vez de traducir del español.

g. Foto de carné.

h. CV. Recordad que tenéis que hacerlo al estilo inglés/americano (depende donde estéis haciendo la solicitud). Pero no lo entreguéis en español ni al estilo de este país, porque obviamente no va a servir de nada.

3. ¿Qué universidad elijo? Bueno, en mi caso, y dado que mi nivel de inglés era avanzado pero no estilo Shakespeare,  estaba bastante feliz con que alguna universidad me aceptara (me daba igual cuál). Hablé con profesores y compañeros y me hice una lista de los centros más prestigiosos o de los que mejor fama tienen. Aquí los tenéis…

New York University : La mayoría de las universidades en USA no ofrecen másters sino algo llamado Masters of Fine Arts (MFA), a medio camino entre máster y doctorado. Suele tener una duración superior a un máster normal (dos o incluso tres años) y te habilita para dar clases de Creative Writing. No está nada mal, pero obviamente es más caro.

University of California Berkeley: Me la aconsejaron en su momento por ser mundialmente prestigiosa. Desde luego allí hará mejor tiempo que en Nueva York…

Lancaster University: Mi favorita, por razones obvias. Solo tengo que decir que este máster en Creative Writing vale cada penique que pagué por él. Los profesores son geniales y el ambiente inmejorable. Además de ser la pionera en Creative Writing en Reino Unido, es la única que tiene un programa puramente creativo. Es decir, nada de examenes ni clases, ni módulos… solo escribir, escribir y escribir. Y ya lo creo que da resultado. No dudéis en contactarme si queréis más detalles de esta universidad en concreto.

University of Manchester: Muy prestigiosa en Reino Unido. La ciudad de Manchester también es muy artística y no hay que olvidar que es el segundo centro metropolitano en el mundo editorial después de Londres. Sarah Waters (soy fan de sus libros de temática oscura y victoriana) da clases allí…

University of East Anglia: La primera universidad (junto con Lancaster University) en introducir Creative Writing en Reino Unido, con lo que tiene el prestigio de ser muy veterana. Hay profesores de la talla de Kazuo Ishiguro. Nunca he estado en Norwich, pero por lo que he oído es más soleado (y pijo) que Lancaster.

University of Edinburgh: ¿Qué os voy a decir de esta ciudad después de haber vivido en ella? Es increíble, y muy literaria. No sé qué tal será el máster allí, pero solo con vivir en la capital escocesa un año encontraréis inspiración seguro.

University of Glasgow: Preciosa, se da un aire a Hogwarts y tiene profesores muy competentes. La ciudad de Glasgow, si bien no tan pintoresca como Edimburgo, tiene mucha vida literaria y artística. Y estáis a tres horas en tren de las Highlands…

Royal Holloway University of London: En la capital inglesa, profesores muy competentes.

Birkbeck University of London: Otra universidad muy prestigiosa y en una ciudad increíble.

University College Cork: El campus es precioso, en el centro de la ciudad, y con un aire medieval. La ciudad también es muy artística, y al estar en el sur de Irlanda promete menos lluvia.

Queen’s University Belfast: Los profesores son muy competentes y varios de mis propios profesores aquí en Lancaster estudiaron allí. Al estar en el Norte de Irlanda pertenece a Reino Unido. Vale la pena recordar que Belfast es una ciudad con ciertas tensiones políticas entre Reino Unido e Irlanda, pero también muy brillante y cosmopolita.

NUI Galway: Esta universidad de aire medieval esta situada en una de las ciudades más pintorescas y soleadas de Irlanda. El ambiente de Galway me recordaba a España y todo de lo alegre que era (y todo el que ha ido se ha enamorado de sus calles de adoquines y las playas). Dicen que es muy prestogiosa.

*Una universidad a la que me hubiera gustado ir, pero…

Trinity College Dublin: En plena capital Irlandesa, muy prestigiosa (Oscar Wilde estudió aquí, no menos). Pero piden 100 euros solo por echar la solicitud. Ja, ja, ja. Un profesor también me contó que contratan académicos para dar clase pero sin darles sueldo. Al parecer piensan que el prestigio de haber trabajado para esta universidad ha de ser suficiente. ¿Qué decir? Me parece que deben de ser unos esclavistas.

4. ¿Cómo se hace la solicitud? Las solicitudes se hacen por internet, así que hay que asegurarse de tener una buena conexión a la red… y tiempo. Rellenar todos los formularios que piden exige paciencia y una mente despierta (no queréis cometer errores… ¿verdad?) Rellenar los formularios de cinco universidades diferentes me llevó todo un fin de semana trabajando non-stop, y no exajero. También vale la pena recordar que la primiera solicitud que hagáis va a salir como un churro, así que dejad vuestras universidades favoritas para el final, cuando ya os salgan las solicitudes con los ojos cerrados. Convertid todos los documentos a .pdf (la mayoría de las universidades solo aceptan los archivos adjuntos en este formato) y tened a mano un programa con el que se pueda alterar la calidad de los archivos o comprimirlos, porque las webs también tienen un límite de datos que se pueden subir.

5. Ya he echado la solicitud… ¿y ahora? Pues… a esperar. Las universidades mandan emails tanto si te han cogido como si no. (Pista, si el email empieza con algo parecido a ‘We regret to inform you…’ no hace falta que sigáis leyendo, ya podéis tacharla de la lista). Algunas tardan un par de semanas. Otras meses enteros. Pero jamás desesperéis, porque el email llegará tarde o temprano. A veces es para anunciarte que ya puedes ser un estudiante (en cuyo caso te pedirán firmar la oferta que te hacen y también pagar un depósito para asegurarte la plaza en el máster). En otros casos te convocan a una entrevista (que será por skype si no vives en el país) y si la pasas entonces te darán la plaza.

¿Animados? ¿Abrumados? Yo empecé a preparar mis solicitudes en septiembre y las eché en enero. Es una pesadilla, sí, no os voy a engañar, pero el resultado merece la pena.

Si os animáis a cruzar el charco y agarrar un avión para escribir en otro idioma, no dejéis de contarme vuestras experiencias. Y si os queda alguna duda después de leer este artículo, podéis contactarme también. ¡Los escritores errantes tenemos que unirnos!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s