Escritora Errante 8: 500 palabras mojadas en café.

CW8Estoy en la segunda semana de mi doctorado de Escritura Creativa. En la primera semana, el jueves, me desperté de madrugada sintiendo las desagradables cosquillas de un incipiente ataque de pánico. Esta segunda semana siento la ausencia del sueño y el cuerpo tenso de estrés y cansancio. Tantas expectativas, limitaciones, necesidades…

Para mi doctorado me he propuesto escribir quinientas palabras diarias. Necesito ser prolífica si quiero sacar este proyecto adelante, porque las tres novellas que tengo que completar solo se van a materializar… escribiendo. Y a través de las palabras se descubren tantos personajes y giros interesantes de esa historia que hasta entonces solo estaba en la cabeza de una.

¿Cómo puedo escribir quinientas palabras cada día? Bueno, la verdad es que yo también estoy preocupada. Pero al empezar con mi otro reto (#inktober, que consiste en dibujar un garabatillo cada uno de los días de octubre) me he dado cuenta de que crear un hábito no es imposible, y además, el hábito me hace mejorar.

Escribir quinientas palabras cuando aun no sé muy bien a dónde voy con esta novella y este argumento da miedo. Intento que sean palabras que surjan sin más, como un torrente: sin prejuicios, sin ser ortográficamente perfectas, sin lógica si es necesario. Ahí quedan. Tal vez es todo barro, pero de ese abono algo crecerá, estoy convencida.

Una de las cosas que más me está ayudando a asentar este hábito (aun no canto victoria, porque solo llevo cinco días) es asocilarlo con otra cosa que sí me gusta y disfruto. El desayuno. Amo los desayunos. Es mi comida favorita del día, con diferencia. Si mi desayuno es feliz y satisfactorio, entonces me siento con fuerzas y positividad para empezar el día. Si, por tristes circunstancias de la vida, me lo tengo que saltar… ay, ay qué desgracia la de aquellos que tengan que lidiar conmigo, porque a mi lado, la gorgona Medusa podría ser una agradable dama.

Me siento, tranquilamente, con mi café ardiendo a un lado (el café es muy necesario) y algo dulce en el otro. Me pongo música… ¡y a teclear! Lo malo de esto es que acabas con el teclado lleno de migas y mermelada. Pero las quinientas palabras fluyen con más facilidad, se hacen más placenteras. El café ayuda a bajarlas, se ve.

Y vosotras y vosotros, ¿tenéis algún hábito para escribir? ¿Algún truco?

Advertisements

5 comments

  1. ¡Enhorabuena por el blog y por esta aventura en Lancaster! ¡Qué buena manera de empezar la mañana, con un café y una inyección de escritura! En mi caso la falta de constancia me impide hablarte de mis “hábitos” jejeje, pero suelo escribir por las tardes, a eso de las 18hrs. Es la hora bruja, en la que me visitan las musas. Lo he intentado en otros horarios pero no hay manera… Creo que uno de los mejores trucos es el que sigues tú, asociarlo a otra actividad placentera (como es el desayuno).

    Like

  2. Me encanta tu reto de escribir un garabato al mes, me acabas de regalar una gran idea!!!!!!!!!.La única manera de obtener un resultado y afianzarlo es crear un nuevo hábito. En mi caso la musica es una clave inspiradora para que el cerebro comience a crear..Vivan los teclados llenos de migas.

    Like

  3. Yo intento ponerme el procesador de texto a pantalla completa, ni botoneras ni nada, música generalmente clásica, Bach o similar en alguna pieza que no sea ni muy animada ni demasiado leeeenta, cierro la puerta y empiezo a escribir sin preocuparme de estilos, negritas, cursivas etc.

    Cuando ya he escrito un primer borrador (para mi es como vaciarme por dentro, no se si es una cosa que nos pasa a todos los que nos gusta la escritura) vuelvo a poner las barras de herramientas en su sitio y empiezo a preocuparme por colocar estilos, mover frases o párrafos, añadir o quitar palabras releyendo una vez y otra hasta que me haga sentir bien por dentro 🙂

    Like

  4. Coincido mucho contigo, lo primero es ’emborronar’ la página y quedarme a gusto (¡es tan divertido!) las correcciones las dejo siempre para el día siguiente como mínimo. Yo siempre tengo que escribir con música, aunque cualquier estilo me vale. Bach me gusta mucho, es tan relajante… Creo que alguna que otra vez me sacó de un bloqueo creativo…

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s