Doctors & Horrors: Why Doctors Scare Me

The Doctor Portrait
One of the first doodles I did of my main character in McTavish Manor, Dr Bilsland.

(En Español más abajo :D)

Allow me to set out exactly how you should proceed to contain Consumption. First, have one of the glasses in my studio heated—you will notice they have slightly sharpened edges. Then, when you are alone in your chamber—away from indiscreet eyes—hold tightly the scalpel I left for you & make a small incision in your skin. The cut has to be made under your clavicle, just above the breast. Immediately after, grab the glass—which should still be hot, not warm—& press it on the flesh—your hands must not tremble. I am sure you can perform the treatment—otherwise you would not have allowed your doctor to leave! Remember to take some linen towels with you to protect your garments.

McTavish Manor

 

¡Hola! How are you doing? Mondays suck. I’m sorry, but that’s who I am: I LOVE Fridays and get kind of blue every Monday. Dunno why, just happens that way.

So I’ve decided to spice things up a little and thought I’d open a new (temporary) section in my blog about doctors & horrors because these are two things I know a lot about. And what’s better than forgetting Monday’s exhaustion than reading a few spooky things you might not know?

As you may already know, I’m publishing my first novella written in English this Otober, and it’s a horror story. And yes, it is about the darkest parts of my soul and – it couldn’t be other way – it includes doctors. In fact, one of the main characters is a 19th century Doctor with a strange relationship with blood…  (Everything was related with blood at the time, in fact, and you can read in my quote of the novella the curious and real treatment of Consumption at the very beginning of the 19th century!)

Fun fact: thee doctor’s appearance is directly inspired in someone I saw in a dream and inspired McTavish Manor as a whole.

Horror fact: To cure Consumption (also known as Tuberculosis or TB) doctors in the 18th/19th centuery prescribed the loss of blod. So, basically, you were already coughing blood all the time and they also bleed you. Where is the logic in all this? Apparently, at the time, they believed that illness were associated to the poor condition of blood. So ‘purging’ blood was ideal to get rid of diseases…

(I’m convinced that at the time it made sense. Perhaps in 200 years people look back with horror at our surgeries in which people are basically cut out! Hopefully, they’d have discovered a better way of fixing things inside the body by then…)

Now, I want to ask you, are you scared of doctors?

If the answer is yes, we have lots of things in common! And if not… well, let me tell you a few things from my own experience.

Why am I scared of doctors?

Let me confess you a little secret: I have the very Gothic habit of fainting. I faint when I see blood, when I experience a strong pain… but also when I’m over excited (I fainted on my 10th birthday because I was soooo happy it was my birthday) and scared (I’ve fainted watching Crouching Tiger & Hidden Dragon when I was nine, no kidding).

I also faint when I experience strong emotions. Once I was doing muffins with my mum and she asked me to ‘massage’ the dough. It felt so… weird (that cold, wet and at the same time dry substance getting stuck in my skin) that I fainted too.

Are you surprised? Confused?

My parents were too, and that’s why they decided to take me to the doctor to see if someone could guess what was wrong with my brain causing all that non-sense fainting.

Now, after seeing a cardiologist (who put weird thins on my head and chest) and a neurologist (who hit my joints with a mini-hammer which was quite annoying), doctors decided to make some tests.

And this was the first one.

Picture me. I was 12 years old and basically still a child. My dad took me to the hospitals. Doctors had told me I couldn’t have breakfast that day, which is always a BAD omen, if you ask me. They made us wait for a little while then they called my name. My father wanted to come along (my parents always want to be present in any doctor’s interactions even now, and they are the kind of folks that won’t let me even speak about my condition!) But the doctor told him, politely, to wait.

I was alone.

The doctor took me to an enormous room of huge ceilings. There was just a hospital bed in the middle and intense lightubs directly over it. Nothing else. No nurse, no pictures on the walls or skeletons in the corner… nothing.

The doctor asked me to get naked and put on one of those thin green hospital robes (that seem to be made of paper). He disappeared for five minutes so I could do so. Then, he was back and made me sit on the hospital bed. I felt completely naked and vulnerable (to be honest, the robe didn’t make much of a difference). And quite uncomfortable, because he hadn’t told me what was going to happen.

Now, I realised that there was something attached to the hospital bed. Black straps. And that’s when the doctor told me.

The test consisted on the following: he was going to tie me up to the bed and then, he was going to make the bed turn exponentially faster until I was so sick and dizzy that I fainted. And then, they would study my brain.

Picture me in your heads: a twelve-year-old who faints with strong emotions. I felt like fainting just after hearing what it was going to happen to me. I don’t know if you have fainted, but it’s the most disgusting and horrible sensation ever – the complete loss of control (and conscience). So… letting them to make me faint?

Erm… no, thanks.

So I started crying. And screaming. And stating, very loud and clear, that I was NOT going to do that.

The doctor tried to convince me. It was an important procedure for my health… etc.

No, thanks.

Another doctor came to see if he was more persuasive.

Nop.

Finally they ‘threatened’ to call my dad.

I said, fine, bring him here.

My dad came.

‘Please, please don’t let them.’ I cried.

My dad looked at the doctors. Then he looked at the hospital bed with stripes. Then, he looked at me, his poor semi-naked daughter.

‘So, you don’t want to do it?’

‘No.’

And he took me home.

Since then, I don’t trust doctors – well, many other things have happened, but that’s for other chapters. I know I’m very coward and that what happened there was almost nothing compared to the procedures other people had undergone.

Still, it’s quite nightmarish in my mind.

Are you scared of doctors, too? Why?

———————————

Permitidme explicaros con total exactitud aquello que debéis hacer para detener el mortal avance de la Tuberculosis. En primer lugar, mandad que os calienten uno de los vasos que hallaréis en mi estudio–veréis que tienen los bordes ligeramente afilados. Después, cuando os encontréis completamente sola en vuestras habitaciones –a salvo de cualquier mirada indiscreta– sujetad con firmeza el bisturí que os entregué & haced una minúscula incisión en vuestra piel. El corte se habrá de hallar bajo la clavícula, justo por encima del pecho. Imediatamente después, coged el vaso –que debe estar caliente, no templado– y usadlo para hacer presión contra la carne – no consintáis ni un solo temblor a vuestras manos. Confío en que podréis seguir este procedimiento –de otro modo, ¡estoy seguro de que jamás habríais permitido marchar a vuestro médico! Recordad que debéis tener cerca algunas toallas de lino con el fin de proteger vuestras delicadas vestimentas.

McTavish Manor

Hey! ¿Qué tal andais? Los lunes dan asco. Lo siento, pero soy de esas personas a las que les encantan los viernes y los lunes les ponen un poco tristes. No sé por qué, simplemente me pasa.

Así que he decidido animar las cosas un poquillo y empezar una nueva sección en el blog (aunque va a ser solo temporal). Se llama ‘Doctors & Horrors’ y en ella voy a hablar de estas dos cosas de las que resulta que sé bastante. ¿Os apetece empezar la semana leyendo algo horripilante?

Como seguro que ya sabéis, este octubre publico my primera novela corta en inglés (¡cruzo los dedos para que la traducción al español llegue pronto!). En ella podréis tener acceso a las partes más recónditas y oscuras de mi alma y, como no podría ser de otro modo, salen médicos. De hecho, uno de los protagonistas es un médico de principios del siglo XIX con una relación un tanto extraña con la sangre. (Casi todo estaba relacionado con la sangre en aquella época, como podéis ver en el extracto de la novela que he colgado al principio de este post. ¡Es una receta real de cómo curar la tuberculosis en el siglo XIX!)

Hecho curioso: La apariencia de mi médico la he sacado directamente de la persona que vi en aquel sueño que inspiró McTavish Manor

Hecho Tenebroso: Para curar la tuberculosis, algunos médicos de los siglos XVIII y XIX les recetaban a sus pacientes una ‘sana’ pérdida de sangre. Vamos, que los pobres enfermos se pasaban la vida tosiendo y escupiendo sangre y encima los desangraban… Ilógico, lo sé… pero es que resulta que en aquella época casi todos estaban convencidos que las enfermedades estaban relacionadas con tener la sangre en malas condiciones. Osea, que desangrar a un paciente era la manera perfecta de purgar enfermedades.

(Estoy segura de que, en su momento, todo esto era de lo más sensato. Es más, en 200 años seguro que la gente mira atrás para horrorizarse ante las operaciones que se hacen hoy en día en la que los médicos, básicamente, abren al paciente de un par de tajos… Seguro que para entonces se han descubierto procesos menos invasivos…)

¿A vosotros os dan miedo los médicos?

Si la respuesta es sí, entonces tenemos muchas cosa en común. Y si es que no… bueno, dejadme que os cuente una historia.

Voy a confesaros un pequeño secreto: tengo una manía muy gótica, desmayarme. Me desmayo cuando veo sangre, cuando experimento un dolor muy fuerte… pero también cuando estoy muy excitada (por ejemplo, me desmayé el día que cumplí diez años porque estaba ultrafeliz de estar celebrando mi cumpleaños… sí, en serio).

También me desmayo cuando me invaden sensaciones o emociones muy intensas. Una vez, estaba haciendo rosquillas con mi madre cuando ella me pidió que trabajara un poco la masa. La cosa es que, en cuanto me puse a ello, se me hizo muy… raro. Quiero decir, la masa estaba fría, húmeda y seca a un tiempo e increíblemente pegajosa. (Sí. Me desmayé enseguida.)

¿Sorprendidos? ¿Confusos?

Mis padres estaban en las mismas por aquel entonces, así que decidieron llevarme a un médico a ver si se podía resolver el misterio de mi cerebro ordenando desmayos a diestro y siniestro.

Después de ver a un cardiólogo (que me puso cosas en la cabeza y en el pecho) y a un neurólogo (que me golpeó en las articulaciones con un mini-martillo de lo más molesto) los médicos se pusieron de acuerdo para hacerme una prueba.

A ver, imaginad la escena. Yo tenía solo doce años (seguía siendo una cría). Mi padre me llevó al hospital por la mañana. Los médicos me habían dicho que no podía desayunar, lo que, ciertamente, yo ya iba considerando como un mal augurio. Tuvimos que esperar un rato en la sala hasta que el doctor me llamó. Mi padre quería venirse conmigo pero el doctor le dijo, amablemente, que se tenía que quedar en la sala. (Sí, mis padres son de ese tipo de gente que siempre quiere estar presente cada vez que voy al médico, y en la mayoría de los casos esto implica que hablarán ellos todo el rato sin dejarme explicar qué es lo que me pasa…)

Así que fui sola.

El médico me llevó a una habitación enorme con techos altísimos. No había nada (ni enfermera, ni dibujitos en las paredes, ni un esqueleto de plástico en la esquina). Solo una cama y, sobre ella, unos focos super intensos.

El médico me pidió que me desnudara y me pusiera una de esas batas verdes que parecen de papel que te dan en los hospitales. Después, me hizo sentarme en la camilla. En ese momento, yo ya me sentía completamente desnuda y vulnerable (entre llevar aquella bata fulerilla y nada…) Y encima aun no me habían dicho de qué iba la prueba.

Fue entonces cuando me di cuenta de que la cama tenía unas correas negras.

El médico me comentó lo que me iba a pasar: me iban a atar a la cama y luego iban a hacer que esta diera vueltas cada vez más rápido hasta que yo estuviera tan mareada que me desmayara. Y luego… estudiarían mi cerebro.

¿Os he comentado ya que yo era una cría que se desmayaba ante el más ligero estímulo? Vamos, que solo al escuchar al médico describiendo ese proceso me sentí flaquear una vez más. ¿Os habéis desmayado alguna vez? Entonces sabréis que es la cosa más horrible y desagradable (la pérdida absoluta de control y, obviamente, consciencia). ¿Acceder voluntariamente a que me provocaran un desmayo?

Eh.. no, gracias.

Así que me eché a llorar. Y me puse a gritar. Básicamente, les dejé muy claro que no pensaba hacer esa prueba.

El médico intentó convencerme diciendo que era importante para mi salud… etc.

No, gracias.

Otro médico vino para ver si podía persuadirme.

Nop.

Al final, ‘amenazaron’ con llamar a mi padre.

Estupendo, les dije, traedle aquí.

My padre apareció en la sala.

‘Por favor, no dejes que me hagan esto…’ Le rogué.

My padre miró a los doctores. Luego a la cama con las correas. Luego a mí, su pobre hija semi desnuda e indefensa.

‘¿No quieres hacerlo?’ Me preguntó.

‘No.’

Así que me llevó de vuelta a casa.

Desde entonces, no me fio ni un pelo de los médicos (bueno, la verdad es que otras cosas  han sucedido que han intensificado mi creencia, pero eso es para otra historia). Ya sé que soy una cobarde total y lo que me sucedió entonces fue practicamente nada comparado con lo que otra gente tiene que sufrir en los hospitales.

Aun así, yo lo recuerdo como una pesadilla…

¿Os dan miedo los médicos? ¿Por qué?

 

 

 

 

I lost my job but found my writing?

I lost my job

(Si quieres leer esto en español ve más abajo. ¡Gracias! :D)

Life happens. And it turns out that I lost my part-time job because they didn’t want more part-time people any more. And, because of the PhD, I cannot do full-time. Well, I think I’d have shot myself if I had to do that job full-time. But that’s another story.

Now, where next? I neeed a part time job to support myself. But I don’t want to do something that sucks my creativity away. I feel so identified with Amanda Palmer (I listened to the audiobook The Art of Asking and it was a cathartic experience). It’s not that I’m lazy. I’m ready to work hard, oh, of course I am. It’s just that I don’t want an ordinary job, an office job. I’d rather take my guitar and start playing in the streets. (Oops, I don’t really know how to play guitar. I just play the piano, and it’s not like I can bring it with me easily everywhere I go. But I could learn the guitar, no? And, in any case, you get what I mean.)

Am I the only one here feeling like that? I said it in that other post, I don’t want a life in the highrise. I refuse.

A friend believes I should go for Erotic novels and short stories. That’s where the money is, she said. Well, honestly, I may try it. I forgot to include that in my list of possible professions.

But God and Goddesses, how difficult it is to wake up in the mornings. Although my writing has imrpoved exponentially since I lost my job. I have finished the second draft of a Sci-Fi novella that is about a sinking world, Catholic priests, a teenage bully and a crazy nun. And lots of rain.

And it turns out that hey, above all, I’m a writer, so… do you want to listen to a story?

-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-

Life happens. Resulta que acabo de perder mi trabajo a jornada parcial porque solo quieren a gente trabajando a jornada completa. Y como estoy haciendo el doctorado, eso no puede ser. Lo cierto es que me habría volado los sesos si hubiera tenido que trabajar en esa oficina todos los días de la semana pero, hey, eso es otra historia.

¿Y ahora? ¿Qué va a pasar? La cosa es que necesito un trabajo a jornada parcial para sobrevivir, pero no quiero nada que me chupe la creatividad hasta dejarme vacía. Me siento muy identificada con Amanda Palmer. Hace poco escuché el audiolibro de su libro El Arte de Pedir y fue catártico. No es que yo sea una vaga, ni mucho menos, porque estoy lista para trabajar todo lo duro que haga falta, ya lo creo. Pero no quiero tener un trabajo ‘normal’, de oficina. Antes que eso me largo a la calle y pongo la gorra en el suelo mientras toco la guitarra. (Ups, espera, ¿sé tocar la guitarra? No, la verdad es que no. Solo toco el piano,que es difícil de arrastrar de aquí para allá. Pero siempre se puede aprender, ¿verdad? Además, ya pilláis por donde voy.)

¿Soy la única que se siente así? Ya lo dije en uno de mis posts, no quiero la vida en el Highrise. Me niego.

Una amiga me dijo que debería intentar escribir historias eróticas, que es ahí donde está el dinero. Puede que lo intente un día de estos. Se me olvidó añadir eso a mi lista de posibles futuras profesiones.

Pero por los dioses y diosas, qué difícil es levantarse por las mañanas. Aunque mi escritura ha mejorado exponencialmente desde que perdí el trabajo, algo es algo. Ya he terminado el segundo borrador de una novela corta de Ci-Fi que va de un mundo que se está hundiendo, sacerdotes católicos, un adolescenete acosador y una monja loca. Y lluvia. Mucha lluvia.

Y, bueno, ante todo soy escritora, así que… ¿alguién quiere escuchar una historia?