5 Reasons Not to Buy My Book

mtm-cover

Yes. McTavish Manor comes out today and I’m very proud it has made it all the way until publication (since it all started in the form of a nightmare back in the Spring of 2014). The little thing is out in the world and, of course, I’m slightly worried about it. I put my soul and heart on this project. And it turns out that is beautifully edited by Holland House Books and it comes with illustrations from the wonderful Mireia Ibàñez Cid, too!

But I thought that, even if I want you to enjoy my stories (and even having nightmares with them) I also want to save you some pennies…

So this are the 5 reasons why you shouldn’t buy my book!

1. You love and need happy endings where everyone comes back home for Christmas. Or there is a wedding. Or someone recieves the Nobel Prize.

Erm… this is not your book, I am sorry. Life is complicated (we all know that) but I like to make my plots even more complicated. And scary. And horrible. (Yes, I wouldn’t like to live inside my novels, either, but I have fun creating them!)

2. You don’t like to think too much when you’re reading. It’s the writer’s job to make things easier for you and not the opposite! You already bought the book for God’s sake.

Aha. Fair point. You’re paying money and time for a book and you want to get something back. But if you just want to relax I’m not your person. Have you ever opened House of Leaves? Yes, a book in which some pages are printed the other way around so you need a mirror to understand what they say. Even when my book is not that extreme, it has its own twisted/complicated things. To me, this is a way to invite the reader for a game and make her/him participate actively into the story. But if you’re not in the mood for this sort of games… stay away and use your money to buy a good cup of tea and a inspiring book.

3.  You think illustrations are just for children’s books.

Ooops. I love illustrations. Yes, I know, your mind can imagine all that I’m describing in your own unique and very valuable way. But I do love getting my hands into an adult novel and discovering it has illustrations or even photos. That’s why I convinced the talented Mireia Ibàñez Cid to draw my characters for me. In fact, as the novella has (mainly) three narrators, do you know that she’s so awesome that she used a different drawing style for each of them? (Sorry, I know you said you didn’t like books with pictures… but still I have to ask you to check Mireia’s portfolio!)

4. Gothic? What Gothic? Do people still read Gothic?

Well, yes. We still read Gothic nowadays. And we even write it, sometimes. But if you’re one of these people who think Gothic is stupid, or it just sends you to sleep like really fast (far enough!) then I guess my novella is not good for you. Even when I was not trying to write the classic gothic story (but to go against many tropes, to be honest) I got so much inspiration from the classic Gothic genre that I cannot ‘forget it’ at this point. So, again, don’t buy my book. (Unless you suffer from insomnia!)

5. If you can say it in just one single word… better!

Mmm… no, sorry, that’s not just my style (generally and in this novel). Even when I love quick, cinematic and journalistic style in writing, I’m a big sucker for metaphors and images. When I read Bill Martin/Poppy Z Brite novels, or the Gormenhast trilogy my heart dances the hula-hula in my chest. So if you hate this kind of suggestive writing full of (crazy) metaphors I’m sorry… we are not made for each other. Keep looking for your perfect read!

So that’s it. I’m being brutally honest here. If you can relate to one or more of these statements, don’t buy my book. Go to the cinema. Try another new author. Treat yourself to a cream capuccino and a muffin in a fancy coffee shop. I won’t take it personally.

But, if after reading this you are curious, then… I just have one thing left to say…

Welcome!


 

¡Sí! Finalmente mi primera novela escrita en inglés sale a la venta y estoy que no me lo creo. Ver esta idea sobrevivir desde su concepción (en forma de pesadilla, allá por la primavera del 2014) hasta aterrizar en una librería es algo que no le ocurre a una todos los días… (y menos mal, porque escribir/editar/publicar este libro ha sido como montarse en la montaña rusa más alta del mundo treinta veces seguidas). Y el mérito no es solo mío: la preciosa y cuidada edición es de Holland House Books, y las maravillosas ilustraciones salieron de los pinceles de Mireia Ibàñez Cid. Menuda suerte la mía….

Sin embargo, estaba yo pensando que, aunque mi objetivo es siempre compartir mis historias con el mundo y entretener al personal (e incluso dar pesadillas a alguno) también quiero ahorraros unos eurillos…

Así que ahí van: 5 razones por las que no deberíais comprar mi libro. En serio.

1. Te encantan los finales felices en los que la gente vuelve a casa por navidad. O hay boda. O a alguien le toca el premio Nóbel, o la lotería, o algo.

Erm… esta no es tu historia, lo siento. La vida es dura (creo que, a estas alturas, todos nos hemos dado cuenta) pero a mí me gusta hacer mis argumentos aún más duros. Y complicados. Y tenebrosos. Y horribles. (No, no querría vivir dentro de uno de mis libros aunque me lo pase pipa escribiéndolos).

2. No te gusta darle al coco cuando lees. El trabajo del escritor es, precísamemte, ponerte las cosas fáciles y no al contrario. ¡Encima que te esfuerzas y le compras el libro…!

Ajá. La verdad es que no te lo niego, tienes razón. Has pagado dinero y (no solo eso) vas a invertir tu valioso tiempo en leerte el libro, con lo que, naturalmente, esperas algo a cambio. Pero si lo que quieres es relajarte… no soy tu tipo. ¿Alguna vez se te ha ocurrido abrir esta novela que se llama La casa de Hojas? Algunas páginas están escritas al contrario, con lo que tienes que hacerte con un espejo para leerlas. Y yo adoro ese libro. Aunque McTavish Manor no es un caso tan extremo, el libro tiene lo suyo de complicado y retorcido. Para mí, no ponérselo fácil al lector es una manera de invitarla o invitarle a jugar conmigo. Yo quiero que seáis una parte activa en la historia como lo soy yo o mis personajes. Pero si no te apetece… pasa de mi libro elegantemente y usa tu dinero para pagarte un cafecito y un comprarte un libro más tranquilito.

3. Los dibujitos son para libros de niños.

Ups. Me encantan los dibujitos. Sí, ya lo sé, los libros no los necesitan porque la mente del lector puede imaginarse todos los escenarios y personajes de un modo único y perfecto. Quizá aquí la rara soy yo… pero hay pocas cosas que me gusten más que agarrar una novela adulta y descubrir que viene con ilustraciones. (¡Por eso estoy tan emocionada con proyectos como Crónicas del Fin!) Y esa es la razón por la que convencí a la talentosa Mireia Ibàñez Cid para que dibujara a mis personajes. De hecho, como la novela tiene tres narradores principales, Mireia ha usado diferentes estilos para cada uno de ellos. (Lo siento, ya sé que me has dicho que no te gustan los libros con dibujitos… pero porfa, échale un vistazo al portfolio de Mireia… ¡no te arrepentirás!)

4. ¿Literatura gótica? ¿En serio? ¿La gente aún lee eso?

Pues… sí. Y, lo que es más, algunos hasta la escribimos de vez en cuando. Pero si crees que la literatura gótica es estúpida o simplemente te da un sopor terrible oye, estás en tu derecho. Aunque creo que entonces mi novela no es para ti. Siendo honesta, te diré que no estaba intentando escribir una historia clásica del género gótico (la verdad es que más que nada quería cargarme algunos de sus arquetipos). Pero me inspiré mucho en la tradición gótica (no te voy a mentir) así que fingir que mi obra está completamente separada de este género sería tontería. No compres mi libro. (A no ser que tengas insomnio, en cuyo caso puede que resulte ser el elixir que tanto habías estado buscando).

5. Las cosas, en cuanto menos palabras se digan… ¡mejor!

Mmmm… no, la verdad es que ese no es mi estilo. Aunque disfruto novelas escritas en un lenguaje directo, cinemático y casi periodístico, me pirran las metáforas y las imágenes. Cuando leo novelas de Bill Martin/Poppy Z Brite o la trilogía de Gormenhast my corazón hace el hula-hula en mi pecho. Si odias los estilos sugerentes y llenos de metáforas (un poco extravagantes) lo siento mucho… no éstamos hechos la una para la otra (o el otro). ¡Sigue buscando tu perfecta pareja literaria!

Así que eso. Puede que esté siendo brutalmente honesta, pero si coincides con uno o varios de los puntos que he mencionado, no compres mi libro. Ve al cine. Prueba un autor novel diferente. Mímate con un capuccino y un bollo en alguna cafetería chula. De verdad, no me lo voy a tomar personalmente.

Pero si después de leerte todo esto sientes un poco de curiosidad… en ese caso, solo puedo decir una cosa.

¡Bienvenida/o!

 

Advertisements

3 comments

  1. ¡Enhorabuena, Inés! Tus 5 razones para No comprarlo son un auténtico y gigante SÍ. Me ha encantado este anti-marketing. Y sobre todo, que te estrenes con toda una “novella”, un género grande pese a lo breve que se supone que debe ser. Puedes sentirte muy orgullosa y espero que lo celebres como es debido. ¡Felicidades!

    Liked by 1 person

  2. Inés! I am so proud of you! I even saw the window in Waterstones as I walked home! Congratulations on the publication – and I can’t wait to get my hands on a copy !

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s