Two Sisters

peewee-and-mollie

Peewee and Mollie are two sweet sisters. They may not play together but they still chase each other for food, or choose close steps in the long starcaise inside the house to relax and enjoy the sunlight. They look completely different, yet you can feel the love.

Pewee and Mollie human-mum told me their story. They were found in an animal shelter.  Sisters from the same litter, they had been born in a house where a woman kept sixty cats. Human-mum said that when she went into the shelter with her human-son they set their eyes first on two brothers – black kittens – that came from the same house. Peewee and Mollie were one year and a half by then.

Kittens are obviously the easy option. They are balls of fur that will easily get used to be around you and,suck your finger, fell asleep in your lap… Mollie and Pewee were shy, wild cats that had already been returned to the animal shelter by a family that was astonished when the sisters refused to leave from under the sofa during three days in a row.

I can’t imagine what it is to be born in a house with other sixty cats around where you have little or none human contact. I can’t imagine living inside a cage in the animal shelter or being tossed in a complete new house where humans try to touch you all the time. But the fact is that the sisters were chosen by this other human-family. They realised the black kittens would find a home easily, but for the sisters was far more challenging. Not everybody takes the time to understand, respect and get to know animals.

The first time I met Peewee and Mollie was two years ago. They were very shy and ran away just  by hearing me approaching. This year they are a bit more playful and they even allowed me to pet them a couple of times. Their human-mum told me she had to bribe them out from down the sofa by learning a cat-communication technique – this was the first time they brought them to their current home and sisters refused to make any contact. This techinique consists on looking at a cat in the eye blinking really slowly. Apparently, cats do this when they feel relaxed, so if they see you relaxed, they understand there is no danger.

I’m so happy Mollie and Peewee got a third chance. They are not playful or friendly cats, but who says you have to be all laughs to be loved?


Pewee y Mollie son dos preciosas hermanas. Puede que no suelan jugar juntas, pero aun se pelean por la comida y eligen dos escalones juntos en la larga escalera dentro de casa para relajarse y disfrutar de los rayos de sol.

La mamá-humana de Pewee and Mollie me contó su historia. Las gatitas – de la misma camada – nacieron en una casa donde una mujer acogía sesenta gatos. Mamá-huma me dijo que cuando ella y su hijo-humano fueron al refugio de animales estuvieron a punto de llevarse dos hermanitos – gatitos negros – que venían de la misma casa. Peewee y Mollie tenían ya más de un año y medio.

Los cachorros de gato era la opción más sencilla: unas pelusillas negras que se habrían acostumbrado a la compañía humana sin ningún problema. Mollie y Peewee eran unas criaturas asustadizas y salvajes. Otra familia ya las había devuelto al refugio en solo tres días – al ver que las hermanas se negaban a salir de debajo del sofá.No me puedo imaginar lo que es nacer en una casa con otros sesenta gatos donde una tiene poco o ningún contacto con humanos. No me puedo imaginar lo que es tener que sobrevivir en un refugio o que te arrojen a una nueva casa donde los humanos se empeñan en tocarte todo el rato. Pero la cosa es que esta nueva familia (mamá-humana, papá-humano e hijo-humano) se dio cuenta de que los gatitos negros encontrarían un hogar enseguida, mientras que la situación de las hermanas era mucho más complicada. No todo el mundo se molesta en comprender, respetar o llegar a conocer a un animal.

Hace dos años conocí a Peewee and Mollie por primera vez. Eran tan tímidas que salían corriendo solo al oírme andar. Este año son un poco más juguetonas e inlcuso me dejaron que las acariciase un par de veces. Su madre-humana me explicó como había conseguido sacarlas de debajo del sofá la primera vez que llegaron casa. Resulta que hay una técnica de comunicación con gatos según la cual tienes que mirar al felino directamente a los ojos mientras parpadeas muy lentamente. Al parecer esto es lo que hacen los gatos cuando están relajados – con lo que, si te ven haciéndolo, entienden que no hay peligro.

Estoy muy contenta de que Mollie y Peewee tuvieran una tercera oportunidad. No son gatas juguetonas o amigables pero, ¿quién dice que una tiene que ser todo sonrisas para ser amada?

London

london

I visited London for the first time in 2011. I was 18. It looked like a weird, mysterious, eccentric place. It had daker vibes than Paris – the other big capital I had visited so far – but I loved it. Every stone, every mouldy monument, every dirty corner.

Back in October this year. London again. Westminster Abbey. The House of Lords. The Big Ben. I felt sad. Angry. Upset. Betrayed. I had been checking out twitter, FB and reading all sort of disturbing news.

London, you’re full of shit, I thought. You’re all full of shit. I just want to go but I’m trapped here for at least two years to finsih my PhD. Fuck.

I was with my mother. She said, ‘don’t worry. History swings. When I was young it was a moment of freedom… new values… liberation… we’re going back the dark times I guess. It’s all the same, all the time.’

I got annoyed at her. I’m 23, for God’s sake. You’re going, mum, I thought. You’re going some time in the next twenty, thirty years. I’m stuck here. I don’t want to be here.

Frustration. I feel uproted in every possible sense. I’m a ‘woman’ and I put that in quotations because I don’t see myself in the word – not much – I think we should invent another word for a third genre that is not cursed . That is not artificial. I’m bisexual. I’m an immigrant. I demand absolute freedom on my body and my life. And oustide, the stories we heard in the media are stories of opression. Stories that deny what I feel I am.

London. I love you. It’s not your fault.

 


 

Visité Londres por primera vez, hallá por 2011, con 18 años. Todo era tan extraño, excéntrico, misterioso. Encontré vibraciones mucho más oscuras que en París – la única otra capital que había visto hasta la fecha – pero se ganó mi corazón. Cada piedra. cada monumento castigado por la lluvia, cada sucia esquina.

Octubre 2016. Londres. Westminster Abbey. The House of Lords. The Big Ben. Rabia. Enfado. Traición. Justo después de mirar Twitter y FB para leer toda clase de noticias desagradables.

Londres, estás lleno de mierda, pensé. Todos estáis llenos de mierda. Solo me quiero ir pero no puedo, estoy aquí atrapada por lo menos por otros dos años, hasta que termine el doctorado. Mierda.

Mi madre estaba a mi lado aquella mañana, y me dijo, ‘no te preocupes. La historia es así, ciclos… van y vienen… cuando yo era joven eran tiempos de libertad, valores nuevos… y ahora nos toca volver a los tiempos oscuros. Es siempre la misma historia.’

Me sentó fatal lo que dijo. Tengo 23 años, por Dios. Tú te irás más pronto, pensé, mamá, a ti te quedan qué, ¿veinte o treinta años? Pero a mí me toca quedarme. Y no quiero.

Frustración. Me siento desarraigada, dentro y fuera. Soy una ‘mujer’ – y lo pongo entre comas porque no me veo en esa palabra, creo que deberíamos inventar otra para un tercer género que no esté maldito. Que no sea tan artificial. Soy bisexual. Soy immigrante. Exigo absoluta libertad sobre mi cuepro y mi vida. Y fuera, las historias que me llegan son historias de opresión, historias que niegan lo que siento y lo que soy.

Londres. Te quiero. No es culpa tuya.

 

Lune in Autumn

Lune_autumn.jpg

Nothing soothes my soul like nature. Cycling down the river Lune my heart gets excited, like when I was a child invited to a birthday’s party. The water is wide, and goes down furious. I can’t feel nothing but respect.

Whenever I’m trapped in the cage of writing, I go out. I breathe in the mountains, the trees, the rocks, the rain.

Then I go back and write.


Nada como la naturaleza para calmar my alma. Al bajar en bicicleta al lado del río Lune mi corazón se emociona siempre tanto, igual que cuando era pequeña y me invitaban a una fiesta de cumpleaños. El caudal es abudante, el agua baja furiosa. Siento un profundo respeto.

Cuando me encuentro atrapada en la jaula de la escritura, salgo fuera. Respiro las montañas, los árboles, las piedras, la lluvia.

Luego vuelvo a casa y sigo escribiendo.

autumn.jpg

 

 

A little truth

ihaveacold

I would like to say this is all about an apology, but in reality I guess it’s a little truth. I can’t do everything.

I started #inktober very happy: I saw it as the incredible chance to show you all the wonders I saw in Japan. However, October is proving to be quite a tricky, busy month for me. And I have reached my bottom line. How do I know? Well, I fell ill. Let me tell you: I never, ever fall ill. I need to be very stressed for that to happen.

I’ve been doing a bunch of quite cool things this month. Yet there are moments when I just want to slap my own face. I know that’s not a good signal. I should be enjoying the party instead of worrying about the next thing. That’s why I stop. But I needed to tell you this little truth about myself…


Me gustaría empezar este post disculpándome, pero en realidad lo que quiero es confesaros un pequeño secreto: no puedo con todo.

Empecé octubre super feliz con mi #inkotober, que es una ocasión idónea para mostraros todas las maravillas que vi en Japón. Sin embargo, este mes está siendo bastante movidito, y resulta que he tocado fondo. Lo sé porque acabo de caer enferma y yo nunca, nunca me pongo enferma. Tengo que estar muy pero que muy estresada para que eso ocurra.

He estado haciendo bastantes cosillas este mes. Y aun con todo, hay algunos momentos en los que lo único que quiero es darme de bofetadas. Sí, lo sé, no es buena señal. Debería estar disfrutando de la fiesta como lo que más, en vez de estar angustiándome por lo siguiente que he de hacer. Por esa razón, quiero tomarme un parón con algunas cosas. Y por eso quería confesaros este pequeño secreto…

Glorious ice-cream

inktober11

And then it happened, I found it in Miyayima. This breath-taking ice-cream. It cost me the same as a whole lunch.

But I was willing to do the sacrifice.

 


Y entonces ocurrió. Me lo encontré en Miyayima. El helado más glorioso del mundo. De hecho, costaba lo mismo que una comida.

Pero acepté con orgullo y entereza tal sacrificio.

Apples

inktober10

At seven in the evening I was wandering around Miyayima. It was already pitch black in the little village. The only ones around were astray tourists, as me, and the wild deers. There were just a bunch of locals open but my stomach was roaring – after having gone up and down Mt Misen. I looked for a supermarket or corner shop where I could get something worth just a few hundred yens – the restaurants in the area were definitely way beyond my budget.

I finally discovered a tiny shop at the end of a dark, quiet street. It had a good selection of fresh fruit, but everything was really, really expensive. It took me a long time to calculate what would be the cheapest – but most filling – option. I was still deciding when someone spoke to me from behind.

‘Hi. Are you having trouble to ask for this at the counter? I can do so for you, if you want.’

It was a Japanese young man dressed up in an elegant blue suit.

‘Oh, no, thanks, I’m just making up my mind, that’s all,’ I answered back in English. I was grateful for his generous offering, though.

Finally, I decided taking a couple of massive red apples. I took them to the till where a smily, middle-age Japanese woman was waiting. I opened my bag to find cash but suddenly the man appeared again at my back and put the exact money the apples were worth on the the counter.

‘Oh, no, it’s not…’ I started.

But the Japanese woman kept on smiling and took her money.

‘It’s alright. This is my present for you. I hope you enjoy your trip around Japan.’

I thanked this man, bowed to him and left the shop. The street was darker than my empty stomach. I went by the sea to enjoy my gigantic, sweet apples. I was so happy I even shared the apple’s heart with the deer that were following me everywhere.

Did I ever told you how much I love apples?

—————————————-

Eran ya las siete de la tarde y yo aun seguía paseando por Miyayima. Hacía un par de horas que había caído la noche, con lo que los unos viadantes eran turistas perdidos, como yo, y los ciervos salvajes. No quedaban abiertos más que unos pocos locales pero mi estómago no dejaba de rugir – claro, después de haber subido y bajado Monte Misen, necesitaba recargar energía. Me puse a buscar algún supermercado o tienda en el que gastarme unos pocos cientos de yenes – los restaurantes de los alrededores estaban, tristemente, a kilómetros de mi magro presupuesto.

Finalmente me encontré un pequeño local al fondo de una callecita. Allí vendían una buena selección de fruta fresca – pero, como sucede en Japón, todo era terriblemente caro. Así pues, me puse a calcular cuáles eran los productos más baratos pero al mismo tiempo consistentes. En esas estaba yo, cuando de repente escuché una voz a mis espaldas.

– Hola. ¿Es que no sabes cómo pedir lo que quieres en la caja? Si quieres lo puedo hacer yo por ti… – me dijo un hombre japonés joven que iba vestido con un elegante traje azul.

– Ah, no, gracias, de verdad, solo estoy eligiendo – le respondí en inglés, agradecida por su interés.

Finalmente, me decidí por un par de enormes manzanas rojas y suculentas. Las puse en el mostrador, delante de la dueña de la tienda, una sonriente señora japonesa de mediana edad. Abrí mi mochila para buscar cambio, cuando el hombre del traje azul volvió a aparecer por detrás y, rápido como el rayo, dejó el importe exacto al lado de la caja.

– Ah, eh… no hace falta, de verdad…

Pero antes de que pudiese hacer nada más, la sonriente señora japonesa había guardado el dinero en la caja.

– No pasa nada, es un regalo. Espero que disfrutes tu viaje por Japón – me respondió él.

Le dí las gracias al hombre, hice las reverencias pertinentes y me fui de la tienda. Fuera, la calle estaba tan oscura como mi estómago vacío. Me fui al lado del mar a disfrutar de mi cena. Me sentía tan feliz y generosa, que hasta compartí un poco de las manzanas con los ciervos salvajes que no dejaban de seguirme a todas partes.

¿Os he comentado antes lo mucho que me gustan las manzanas?

Hotel Yukata

Inktober 9.jpg

I’m used to British hotels lately: they are very expensive and also very austere. No much luxury, (but at least they gave you the kettle, and that DOES make a difference with this climate, so I’m grateful for that).

So, when I experienced the Japanese hotels I was in a dream. First, they were cheaper than the average British hotel. But you felt so spoiled. They gave me a free cold drink (my choice) the day I arrived to my hotel in Ōsaka and it was 30ºC with 90% of humidity at night. All bathrooms came with the wonderful toilets I already talked about (in fact, they had them in the hostels I visited, too). And they gave you a nice Yukata and even a  hairband. The toilet was full of things: soap for the hands, for the body, shampoo, razor, brush, toothbrush, toothpaste and even colgne! Ah, and the slippers were also very comfy and you could take them with you.

Yes, Japanese hotels, I will be coming to visit you again.

(I didn’t have enough money to try the ryōkan experience, but that must be true heaven then!)


Estoy acostumbrada a los hoteles ingleses: muy caros y austeros. De lujos nada, vamos, aunque eso sí, te dan la tetera eléctrica y el té gratis que, con este clima, la verdad es que se agradece mucho.

Así que, cuando me alojé en los hoteles japoneses era como vivir un sueño. Lo primero, son más baratos que los hoteles ingleses. Pero te dan mimos y amor, ya lo creo que sí. Para que os hagáis una idea, por ejemplo, el día que llegué a mi hotel en Ōsaka, la recepcionista me dejó escoger una bebida fría gratis. (Teniendo en cuenta que era por la noche y había 30ºC con 90% de humedad la verdad es que ganaron muchos puntos). Todos los baños en estos hoteles vienen con esos váteres maravillosos de los que ya os he hablado (ah, y también en los hostales). En el váter además te dejan toda clase de cositas: jabón de espuma para las manos, jabón para el cuerpo, champú, cuchilla de afeitar, cepillo de dientes con pasta, pasadores para el pelo, peine… ¡y hasta colonia! Y lo mejor es que te dan un cómodo yukata para estar por la habitación y unas zapatillas (las últimas te las puedes llevar gratis).

Pues sí, hoteles japoneses, ¡ya estoy contando los días para que volvamos a vernos!

(En este viaje no tenía dinero suficiente para probar la experiencia ryōkan, pero visto lo visto debe ser el mismísimo paraíso…)